Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Agricultura

Caracol manzana

imagen

Las especies del género Pomacea («caracoles manzana») son moluscos gasterópodos de la familia Ampullariidae y la mayoría son importantes plagas invasoras. Se trata de una plaga muy peligrosa, por su voracidad y resistencia a las condiciones adversas, que provoca importantes pérdidas y daños en los arrozales. Son de vida anfibia, adaptada a períodos alternos de sequía o desecación y fuertes precipitaciones, gracias al opérculo córneo que cierra la abertura de la concha y a su capacidad de enterrarse en sustratos blandos.  Además, estos caracoles son especies que afectan directamente a plantas acuáticas y algas por su depredación produciendo impactos sobre los ecosistemas acuáticos modificando el estado/estructura del ecosistema y sus funciones. Debido a su prolificidad alcanza altas densidades, afectando a otras  especies acuáticas, compitiendo con ellos y pudiendo llegar a desplazarlos.


En el año 2009 se detectó en el hemidelta izquierdo del Delta del Ebro, en la provincia de Tarragona, la especie Pomacea maculata (= P. insularum), originaria de la cuenca amazónica (América del Sur) y considerada como una de las cien especies invasoras más perjudiciales del mundo. Su biología y etología la hacen muy peligrosa, no sólo por los daños que ocasiona en el cultivo del arroz, sino también por el riesgo medioambiental que supone para los hábitats naturales en los que se instala. En el delta del Ebro, la especie presente se corresponde con un haplotipo típico de caracoles manzana cultivados, en especial destinados a su comercialización como mascotas en acuariofilia, una actividad ahora prohibida en Europa pero de gran desarrollo hasta hace muy poco.


Mediante la Orden ARM/2090/2011 (modificada por la Orden ARM/2294/2011) se tomaron medidas para evitar la propagación desde la zona afectada (hemidelta izquierdo del Ebro) al hemidelta derecho o a otros humedales o zonas arroceras, así como para evitar la introducción de especímenes de las especies P. insularum y P. canaliculata, procedentes de terceros países. También se prohibió expresamente la circulación del caracol manzana en el territorio nacional.
El Análisis de Riesgo de P. insularum para el conjunto de la UE, elaborado por el MAGRAMA en 2011, concluía que se debían establecer medidas para evitar la importación de dichos caracoles (comercializados como mascotas) y de plantas acuáticas, las cuales pueden estar infestadas con huevos o estadios juveniles del caracol.

Posteriormente, y basándose en el Análisis de Riesgo del MAGRAMA, se tomaron medidas para evitar la introducción y la propagación en la UE (Decisión de la Comisión 2012/697/UE), que obligan a los Estados Miembros a realizar inspecciones anuales para detectar la presencia de Pomacea spp. en sus territorios. En caso de detección, se deben establecer zonas demarcadas en campos y cursos de agua para aplicar medidas dirigidas a erradicar la plaga y supervisar de forma intensiva su presencia. También se establecen requisitos para la importación de plantas acuáticas en la UE procedentes de terceros países, que obligan a que se sometan a una inspección en el punto de entrada al país para comprobar la ausencia de caracol manzana. El Real Decreto 630/2013 incrementa los requisitos a nivel nacional, y prohíbe la posesión, transporte, tráfico y comercio -tanto de ejemplares vivos como muertos-, o de sus restos y propágulos.

El caracol se puede dispersar desde los focos originales en los que ha sido introducido a zonas próximas por:
- Uso de maquinaria agrícola usada en las zonas afectadas
- Contacto con embarcaciones u otro material procedente de las zonas afectadas
- Movimiento activo de los caracoles aguas arriba (reptación) o a través de corrientes de agua de las acequias y canales (dispersión pasiva por flotación).
- Negligencias al usarlo indebidamente como cebo de pesca o liberación desde los acuarios particulares

Actualmente la presencia de Pomacea en la Península está restringida al Delta del Ebro y no se ha hallado en otras zonas arroceras ni cuencas hidrográficas. Los Planes de Acción intensivos llevados a cabo en Cataluña (tratamientos con agua de mar, saponinas, desecado invernal, limpieza de canales, retirada manual de puestas, trampas y obstrucciones al avance…) están obteniendo resultados prometedores y algunos casos evitando la expansión de la plaga. Esta especie se puede identificar por el gran tamaño que alcanzan los ejemplares adultos pero dados sus hábitos nocturnos resulta más fácil detectar la especie y por sus características puestas aéreas, consistentes en grupos de huevos de color rosado, muy visibles, que el caracol deposita sobre estructuras aéreas como son: plantas acuáticas emergentes de gran tamaño, árboles y pilares de hormigón.

Es fundamental comunicar inmediatamente a las autoridades competentes en materia de Sanidad Vegetal de la Comunidad Autónoma correspondiente cualquier sospecha de presencia de caracol manzana; en el caso de Cataluña, donde se ubica el foco actual del Caracol Manzana,  el Servei de Sanitat Vegetal del Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural, de la Generalitat de Cataluña. En el resto de las Comunidades Autónomas el órgano competente en sanidad vegetal dependiente del respectivo Departamento Autonómico de Agricultura. Asimismo puede comunicarse a la autoridad competente en materia fluvial (Confederación Hidrográfica o similar, en el foco actual la Confederación Hidrográfica del Ebro a través de su departamento de Calidad del agua).


Plan Nacional de Contingencia

Se ha elaborado un Plan Nacional de Contingencia para evitar la dispersión del caracol manzana y con el objetivo final de erradicación de la plaga. El Plan de Contingencia tiene presente tanto la sensibilidad de los espacios donde pueda localizarse la invasión (humedales, arrozales, márgenes de ríos, acequias y canalizaciones…), la posible presencia de especies protegidas en dichas localizaciones como el conflicto de los métodos de erradicación con el cumplimiento de las medidas agroambientales de la UE.

imagen

Condiciones para el traslado de plantas sensibles a Pomacea maculata (= P. insularum),  procedentes de Zonas Demarcadas a Zonas no Demarcadas.

Tal y como viene reflejado en la Medida de Emergencia, las plantas hospedantes de Pomacea maculata que se pretendan introducir de una Zona Demarcada a otra no Demarcada, deberán ir provistas del correspondiente Pasaporte Fitosanitario que garantice que están libres de dicho molusco.


Establecimiento y modificación de Zonas Demarcadas

Según se indica en la Medida de Emergencia, para el establecimiento y modificación de zonas demarcadas a las que se hace referencia en el artículo 5 de dicha medida, éstas deberán cumplir lo establecido en los puntos 1 y 2.
1) La zona infestada deberá incluir los lugares en que se ha descubierto la presencia del organismo especificado.
Cuando una parte de un campo cultivado se encuentre en la zona infestada, el resto de ese campo deberá formar parte de la zona infestada.
2) Deberá establecerse una zona tampón con una anchura mínima de 500 m alrededor de la zona infestada. No obstante, esta zona tampón únicamente incluirá cursos de agua y zonas que estén saturadas de agua dulce.
Cuando la zona infestada incluya una parte de un curso de agua, la zona tampón incluirá dicho curso de agua durante una longitud de un mínimo de 1 000 m río abajo y de 500 m río arriba desde el lugar en el que se haya descubierto la presencia del organismo especificado.
3) En caso de que varias zonas tampón se superpongan, se establecerá una zona demarcada que incluya la zona cubierta por las zonas demarcadas correspondientes y las zonas que se encuentran entre ellas. En otros casos, cuando proceda, los Estados miembros podrán establecer una zona demarcada que incluya varias zonas demarcadas y las zonas que se encuentran entre ellas.
4) Al establecer la zona infestada y la zona tampón, los Estados miembros, sobre la base de principios científicos sólidos, tendrán en cuenta los siguientes elementos: la biología del organismo especificado, el nivel de infestación, la distribución de los vegetales especificados, las pruebas del establecimiento del organismo especificado y la capacidad de dicho organismo para propagarse de forma natural.
5) Si se ha descubierto la presencia del organismo especificado en la zona tampón, se modificará en consecuencia la delimitación de la zona infestada y la zona tampón.

Legislación Comunitaria 

imagen

 

Legislación Nacional

 

Legislación Autonómica mas relevante:

 
Cataluña

 

Otras CCAA

 

Normativa navegación especifica

 

Documentación complementaria de apoyo al Plan Nacional de Contingencia