Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Agricultura

Fuego Bacteriano (Erwinia amylovora)

El fuego bacteriano es una grave enfermedad que afecta fundamentalmente a plantas de la familia de las rosáceas, tanto frutales (de pepita) como ornamentales y silvestres, causando graves perjuicios tanto en términos fitosanitarios como económicos. El agente causal de la enfermedad es la bacteria Erwinia amylovora, considerada como organismo nocivo de cuarentena en la Unión Europea, para la que existe legislación específica sobre medidas preventivas contra la introducción y difusión (RD 58/2005), así como un programa nacional de erradicación y control del fuego bacteriano de las rosáceas (RD 1201/1999).

Las vías de dispersión de la enfermedad son las plantas, las partes de plantas y el polen para polinizar (en adelante, material sensible), de los siguientes géneros: Amelanchier (guillomo), Chaenomeles (membrillero japonés), Cotoneaster, Crataegus (espino blanco, majuelo, acerolo), Cydonia (membrillo), Eriobotrya (níspero japonés), Malus (manzano), Mespilus (níspero), Photinia davidiana (stranvaesia), Pyracantha (espino de fuego), Pyrus (peral) y Sorbus (serbal de los cazadores, mostajo, pomo).

España, ha tenido durante muchos años la consideración de ser Zona Protegida para este organismo nocivo, puesto que estaba ausente de la enfermedad, y los brotes que se detectaban se encontraban en proceso de erradicación. Desde el año 2011, determinadas Comunidades Autónomas o parte de ellas [Castilla y León, Extremadura, Castilla la Mancha, la Rioja, Navarra, País Vasco (Guipúzcoa), Aragón, Murcia y Valencia (Comarcas de L’alt Vinalopó y El Vinalopó Mitja; municipios Turís y Alborache)], han perdido el reconocimiento del estatus de Zona Protegida para el fuego bacteriano, debido a que se ha establecido la enfermedad en todo o parte de su territorio. Sin embargo, el resto de Comunidades Autónomas o parte de ellas, continúan manteniendo el reconocimiento de ZP.

Condiciones para el traslado de material sensible al fuego bacteriano desde Zonas no Protegidas a Zonas Protegidas

La pérdida del estatus de Zona Protegida en un territorio, supone un cambio importante en las condiciones de comercialización de material susceptible de la enfermedad cuando el destino es una Zona Protegida, exigiendo que los viveros que quieran comercializar hacia una Zona Protegida, estén autorizados expresamente para ello y para expedir Pasaporte Fitosanitario para Zonas Protegidas, e incluidos dentro de una zona tampón reconocida oficialmente.

El punto 21.e del Anexo IV Parte B del RD 58/2005, establece los requisitos que se deben cumplir para recibir la autorización de Pasaporte Fitosanitario ZP, necesario para mover plantas, partes de plantas, y polen para polinizar, de especies sensibles al fuego bacteriano, desde una zona no protegida a una zona protegida. Asimismo, describe el procedimiento para establecer y autorizar una zona tampón. Estos requisitos, obligan a  realizar controles, por parte de las Autoridades Competentes, de todo el material susceptible a fuego bacteriano incluido en esa zona, durante un período de tiempo de al menos dos ciclos de producción completos. Los controles fitosanitarios consisten en la realización de observaciones visuales en busca de los síntomas características de la enfermedad (necrosis de hojas y flores, chancros en tronco, frutos momificados, exudados), y recogida y análisis de muestras asintomáticas, para detectar posibles infecciones latentes de la bacteria.

Una vez las Autoridades Competentes comprueban la ausencia de la enfermedad durante dos años, y si se cumplen las condiciones exigidas, se establece la zona tampón, y se puede autorizar a los viveros de producción de planta sensible incluidos en ella para que emitan Pasaporte Fitosanitario ZP y comercialicen material vegetal con zonas protegidas. El material vegetal (plantas, partes de plantas o polen para polinizar) que se destine a una Zona Protegida, se acompañará siempre del pasaporte fitosanitario con distintivo ZP, que es la garantía del cumplimiento de la normativa fitosanitaria.

Los viveros, agricultores, y el público en general, que se encuentre en una Zona Protegida para el fuego bacteriano, sólo puede adquirir material vegetal sensible de:

• Un vivero situado en otra Zona Protegida, o

• Un vivero autorizado incluido en una Zona Tampón situado en una Zona no Protegida

En el siguiente link, se recoge la relación de los Viveros autorizados en Zonas no Protegidas

Condiciones para el traslado de material sensible al fuego bacteriano entre Zonas no Protegidas

La comercialización de material sensible a fuego bacteriano entre Zonas no Protegidas, también está sometidos a controles por parte de las Autoridades Competentes, que están recogidos en el punto 9 del Anejo IV AII del RD 58/2005. Los controles consisten en una observación visual del material susceptible a fuego bacteriano, tanto en el vivero como en las inmediaciones, y la destrucción de las plantas que manifiesten síntomas de la enfermedad. En este caso, el material sensible se acompaña del pasaporte fitosanitario PF.

Condiciones para la importación de material sensible a fuego bacteriano

La importación de material sensible a fuego bacteriano a la UE, está prohibida en las siguientes circunstancias: • En el caso de que el destino sea una Zona Protegida para Erwinia amylovora, está prohibida la importación de cualquier material vegetal sensible (plantas, partes de plantas, o polen para polinizar) procedente de zonas o países con fuego bacteriano (puntos 1 y 2 del Anexo III Parte B del RD 58/2005). • Si el destino no es una Zona Protegida, la importación de vegetales destinados a plantación, está prohibida para algunas especies (ver listado de especies hospedantes en Tabla 1) y países de origen, y sólo se permite cuando las plantas estén reposo, y desprovistas de hojas, flores y frutos (puntos 9, 9.1 y 18 del Anexo III Parte A del RD 58/2005). Para obtener la información relativa a las especies y a los países de origen prohibidos, se debe consultar la citada legislación.

En aquellas situaciones en las que la legislación permita la importación de material sensible, éste se deberá  someter a controles fitosanitarios en el país de origen, y que son más restrictivos cuando el destino es una Zona Protegida para el fuego bacteriano:

• Si el destino es una zona Protegida: la importación de plantas, partes de las plantas, y el polen para polinización, de las especies hospedantes de Erwinia amylovora, deberán proceder de una Zona Tampón autorizada y controlada oficialmente, según el procedimiento descrito en el punto 21, del Anexo IV, Parte B, del RD 58/2005. También está sometida a controles, la importación de colmenas de abejas en la época de polinización (del 15 de marzo al 30 de junio) y cuando el destino sea una Zona Protegida, puesto que pueden diseminar la enfermedad, al actuar este insecto como vector del polen procedente de árboles infestados (punto 21.3, Anexo IV, Parte B, RD 58/2005). En estos casos, las plantas, partes de plantas, polen para polinizar y las colmenas de abejas, deben ir acompañados de pasaporte fitosanitario con el distintivo ZP.

• Cuando el destino es una Zona no Protegida: sólo los vegetales destinados a la plantación están regulados, y deben cumplir unos requisitos fitosanitarios para ser importados que consisten en inspección visual y destrucción de aquellas plantas que manifiesten síntomas de padecer la enfermedad (punto 17, Anexo IV, Parte A, Sección I del RD 58/2005). Este material debe ir acompañado de pasaporte fitosanitario PF a su entrada en la UE.

 

Legislación