Gestión de las Reservas Hidrológicas

    RNF

    El Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico que desarrolla los títulos preliminares I, IV, V, VI, VII y VIII del texto refundido de la Ley de Aguas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, establece en su artículo 244 quáter que las reservas hidrológicas deberán quedar sometidos a medidas específicas de protección. Por ello, una vez declarada una reserva hidrológica debe definirse las medidas de gestión que aseguren su adecuada protección en los términos previstos por el Real Decreto 849/1986 en su artículo 244 quinquies.

    Un primer diagnóstico de las reservas hidrológicas declaradas en la actualidad evidencia la gran heterogeneidad en sus características, que responde en parte a las distintas circunstancias geográficas de cada cuenca lo que de manifiesto la conveniencia de dotar a las reservas de unas directrices comunes que les proporcionen coherencia, y a la vez la necesaria personalización de modo que se tengan en cuenta las peculiaridades de cada demarcación hidrográfica dentro de un marco común de referencia que propicie una adecuada representatividad de la red en su conjunto.

    Estas directrices comunes se recogen en el documento “Líneas estratégicas para la gestión de las Reservas naturales fluviales”, en el que se establecen los objetivos generales que se marcan para las reservas naturales fluviales:

    1. Favorecer la difusión al conjunto de la sociedad de la diversidad de sistemas fluviales representados en el territorio español, así como de los diferentes elementos y procesos que los integran, de los valores que representan y los servicios ambientales que prestan; en especial aquellos con una mayor repercusión sobre la población local, de modo que se contribuya a la sostenibilidad del medio rural.
    2. Contribuir, con carácter general, al cumplimiento de los objetivos relativos a la conservación del estado del dominio público hidráulico y las masas de agua asociadas mediante la preservación de aquellos tramos fluviales que juegan un papel estratégico en la consecución de este objetivo, atendiendo a los valores ecológicos e hidromorfológicos y especialmente en los sistemas fluviales más frágiles o sometidos a mayores amenazas en el territorio.
    3. Proporcionar una muestra representativa de los distintos tipos de ríos presentes en el territorio español, integrada por aquellos representantes de cada tipo que ofrezcan un mejor estado de conservación; e incluir, así mismo, en la red, aquellos ríos que presentan singularidades ecológicas o hidromorfológicas merecedoras de especial atención por constituir manifestaciones escasas en el contexto de los sistemas fluviales españoles.
    4. Proporcionar y preservar ámbitos adecuados de protección para asegurar el correcto conocimiento y observación de los procesos ecológicos e hidromorfológicos naturales asociados al dominio público hidráulico, y en particular, como puntos de referencia que contribuyan a una adecuada definición de la categoría “muy buen estado” en las masas de agua fluviales españolas.
    5. Asimismo, esta red de reservas debe aportar escenarios adecuados para el seguimiento del cambio global en aquellos tramos con una nula interferencia de perturbaciones antrópicas en los distintos contextos hidrológicos españoles.
    6. Promover la mejora del estado ecológico y restauración de los tramos fluviales que integran la red, y en especial, de aquellos pertenecientes a tipos de río que no cuentan con representaciones en muy buen estado dentro del territorio español, o estas son muy escasas.
    7. Contribuir a la vigilancia del estado de conservación de las especies y de los hábitats de interés comunitario íntimamente relacionados con los sistemas fluviales. Contribuir a los objetivos de conservación de los espacios a los que se refiere el Título II de la Ley 42/2007 (espacios naturales protegidos, espacios protegidos Red Natura 2000 y Áreas protegidas por instrumentos internacionales) y con ello de la calidad ambiental del territorio, preservando las funciones ecológicas básicas desempeñadas por los sistemas fluviales poco alterados que se integran en ellos. Es especialmente importante para la consecución de este objetivo, potenciar el papel de los sistemas fluviales en la conectividad ecológica en base a la preservación de su continuidad longitudinal y transversal.

    Cada reserva natural fluvial no tiene porque cumplir todos estos objetivos generales, estando en estos momentos en análisis, en el marco del Plan PIMA Adapta AGUA reserva a reserva, cuáles de estos objetivos son más acordes a la misma en función de su situación geográfica, presiones e impactos, situación ambiental, etc.

Reservas Naturales Fluviales

Programa de Voluntariado en Ríos

Accesos directos

No existen resultados con los criterios de búsqueda