Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Agua

Usos del suelo en zonas inundables

Hospital situado en zona inundable

Uno de los objetivos prioritarios en la gestión del riesgo de inundación, exigido por la Comisión Europea, es el de trabajar de forma coordinada para evitar un incremento del riesgo de inundación existente, para lo cual, los usos del suelo en las zonas inundables deben ser, en la medida de lo posible, compatibles con las inundaciones.

El texto refundido de la Ley de Aguas y el Reglamento del Dominio Público Hidráulico (RDPH) definen y regulan las zonas asociadas al cauce de los ríos y las limitaciones a los usos del suelo en dichas zonas. Concretamente, el RDPH se modificó mediante el Real Decreto 638/2016 en varios aspectos, entre los que se encuentra la gestión de los riesgos de inundación a través de la identificación de aquellos usos y actividades vulnerables frente a avenidas. Dicha modificación del RDPH establece limitaciones de los usos según:

  • La situación básica en la que se encuentre el suelo según el Real Decreto Legislativo 7/2015 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, esto es, suelo urbanizado y suelo rural (artículo 21).
  • La peligrosidad frente a inundaciones, en función de la zona donde se vaya a desarrollar el uso o actividad:
    • Zona Flujo Preferente (ZFP): limitaciones a los usos vulnerables frente a avenidas o que supongan una reducción de la capacidad de desagüe.
    • Zona inundable (ZI): criterios constructivos para las edificaciones destinadas a viviendas y recomendaciones de seguridad para otros usos.
    • Régimen especial municipios alta inundabilidad: para municipios con más de 1/3 de su superficie incluida en la ZFP, o que por la morfología de su territorio tengan una imposibilidad material para orientar sus futuros desarrollos hacia zonas no inundables.

Los artículos 9, 9 bis, 9 ter, 9 quáter, 14 y 14 bis del Reglamento del Dominio Público Hidráulico establecen esta regulación.

En consonancia con los trabajos de implantación de la Directiva de Inundaciones, se ha elaborado la “Guía Técnica de apoyo a la aplicación del RDPH en las limitaciones a los usos del suelo en las zonas inundables de origen fluvial”, aprobada por Instrucción de la Directora General del Agua con fecha 13 de septiembre de 2017 con el fin de que sirva de ayuda para la aplicación del citado Reglamento y que se aplique de forma uniforme por las Confederaciones Hidrográficas.

Igualmente se dispone de un folleto informativo que resume las principales características de esta normativa.

Las Comunidades Autónomas pueden establecer normas adicionales de protección respecto a las limitaciones de usos en las zonas inundables de acuerdo con sus competencias en ordenación del territorio. En estos momentos tienen normas adicionales:

La normativa de los Planes hidrológicos de cuenca puede recoger igualmente determinadas limitaciones específicas y más protectoras a los usos en zonas inundables en sus ámbitos territoriales, respetando la regulación básica establecida en el RPDH.

Criterios constructivos en zonas inundables

El RDPH establece ciertos criterios constructivos en los casos en los que se permita la realización de nuevas edificaciones de carácter residencial. Entre otros criterios, los usos residenciales de las edificaciones se dispondrán a una cota tal que no se vean afectadas por las avenidas y podrán disponer de garajes subterráneos y sótanos, siempre que se garantice la estanqueidad del recinto en situación de avenidas.

En España, como herramienta de aplicación de este RDPH se encuentra la “Guía para la Reducción de la Vulnerabilidad de Edificios frente a Inundaciones” elaborada dentro de un convenio de colaboración suscrito entre la Dirección General del Agua y el Consorcio de Compensación de Seguros. Por otro lado, normativas autonómicas como PATRICOVA (Comunidad Valenciana), establecen ya condiciones de adecuación de las edificaciones. En esta Guía se puede encontrar tanto información relativa al gestión del riesgo de inundación, al diseño de edificaciones, las medidas de protección civil y las medidas de autoprotección a tener en cuenta para minimizar los daños que producen las inundaciones.

Esta basada en la adaptación a nuestro país de diversas guías y recomendaciones para el diseño de edificaciones en zonas inundables que existen en otros países.

Igualmente, el RDPH establece la necesidad de que el promotor de determinadas actividades presente una declaración responsable sobre el riesgo de inundación, que pretende concienciar sobre el riesgo de inundación existente y fomentar las estrategias de autoprotección.

En el marco de los trabajos de implantación de la Directiva de Inundaciones por la Comisión Europea, se han elaborado, entre otros, dos documentos que recopilan numerosa información sobre adaptación al riesgo de inundación y usos del suelo: