Estrategia española "Más alimento, menos desperdicio"

  • Definiciones y cifras

    gráfico datos
  • Áreas de actuación

  • Campañas promocionales

    imagen

En esta página

Newsletter de la estrategia "Más alimento, menos desperdicio"

Año Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Junio (especial) Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
2015 newsletter_enero_2015 newsletter_febrero_2015 newsletter_marzo_2015 newsletter_abril_2015 newsletter_mayo_2015 newsletter_junio_2015 newsletter_junio_especial_2015 ico_pdf  ico_pdf ico_pdf  ico_pdf  ico_pdf   ico_pdf
2016 ico_pdf  ico_pdf                       
2017                           

La puesta en marcha de la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, requiere de la participación de amplios segmentos de la sociedad y de los agentes de la cadena alimentaria.

La prevención y reducción del desperdicio alimentario presenta un perfil de implicación multisectorial, multidisciplinar y multifactorial, como el que requerirá la puesta en marcha y gestión de esta Estrategia.

La Estrategia, persigue ofrecer una imagen positiva: todos los agentes implicados en la cadena de suministro de alimentos, pueden y están contribuyendo de forma directa o indirecta a la prevención y reducción de las pérdidas y desperdicio de alimentos.

Es necesario aunar esfuerzos de todos los actores implicados para continuar trabajando en la mejora de la eficiencia de la cadena alimentaria, que contribuya a corto, medio y largo plazo a la disminución del desperdicio alimentario.

La prevención y reducción del desperdicio alimentario no debe estar ligado a una política intervencionista y restrictiva. De acuerdo con esta filosofía, la aplicación de la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, se instrumentará mediante recomendaciones, acuerdos voluntarios y autorregulación, si bien en algunos ámbitos estas medidas podrán ir acompañadas de iniciativas normativas dirigidas a mejorar la eficiencia de la cadena de suministros.

Por tanto, la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio” plantea un objetivo claro que es limitar las pérdidas y el desperdicio alimentario y reducir las presiones ambientales. Para lograrlo, se estructura en dos pilares fundamentales:

  • Aplicar la Estrategia con criterios de transparencia, sostenibilidad y solidaridad, fomentando el diálogo y la coordinación entre los agentes de la cadena alimentaria y las Administraciones Públicas.
  • Propiciar de una forma organizada, coordinada y estructurada, un cambio real en las actitudes, procedimientos de trabajo y sistemas de gestión de todos los agentes de la cadena.

Se ha desarrollado un Reglamento de uso del logotipo de la Estrategia, con el deseo de aunar esfuerzos y colaborar con todos los agentes que comparten su inquietud por esta problemática para que puedan hacer uso del logotipo en iniciativas o actuaciones contra el desperdicio alimentario, aceptando con ello los compromisos detallados en el propio Reglamento.

Para la implementación de esta Estrategia, se prevé un horizonte a 3 años que permita cumplir las acciones establecidas, procediendo a su revisión una vez haya transcurrido dicho periodo. 

Enlaces:

No existen resultados con los criterios de búsqueda