Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Evaluación

  • Texto por defecto
  • Texto por defecto
  • Texto por defecto

La evaluación de la calidad del aire se define como el resultado de aplicar cualquier método que permina medir, calcular, predecir o estimar las concentraciones de un contaminante en el aire ambiente o su depósito en superficies en un momento determinado.

Con el objeto de realizar la evaluación de calidad del aire las autoridades competentes dividen su territorio en zonas y aglomeraciones de calidad del aire equivalente. La calidad del aire en dos puntos es equivalente cuando sus niveles de concentración sitúan a ambos puntos en el mismo intervalo de los definidos por los parámetros de calidad establecidos en la legislación. Esto es, por debajo o por encima de los valores límite y valores objetivo en la base de tiempo anual que corresponde a cada evaluación.

Los objetivos de la evaluación de la calidad del aire son obtener información comparable sobre la situación de la calidad del aire en todo el territorio nacional,suministrar información sobre las medidas a tomar y su efecto y ofrecer información al público y a la Comisión Europea.

La evaluación se realiza mediante mediciones en una serie de puntos de muestreo que se consideran representativos de cada zona. En algunos casos la evaluación se realiza o complementa mediante el uso de otras técnicas como puede ser la modelización, estimación objetiva etc...

El documento: "Informe de la evaluación de la calidad del aire 2016" muestra el resultado de la última evaluación de calidad del aire llevada a cabo en toda España, que es oficial con fecha 1 de octubre de 2017.

La evaluación de la calidad del aire en años anteriores se puede consultar en este histórico de la calidad del aire en España.

En el caso de partículas, además de los niveles debidos a la contaminación, se puede dar una contribución a esos niveles debidas a fuentes naturales.