Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Costas y Medio Marino

Emisión de informes sobre actividades humanas en el medio marino: una herramienta para conseguir que la presión en el mar no comprometan los servicios de los ecosistemas

Introducción

La Directiva 2008/56/CE, de 17 de junio de 2008, y su trasposición en nuestra legislación con la Ley 41/2010, de 29 de diciembre, de protección del medio marino persiguen el buen estado ambiental de las aguas marinas para mantener su biodiversidad y dinamismo, asegurando que sean ambientes limpios, sanos y productivos, con un aprovechamiento sostenible. Se trata de un enfoque ecosistémico, basado en la conservación de sus funciones y ciclos, de manera que el medio sea capaz de seguir proporcionando a la sociedad los servicios ecosistémicos.

Para asegurar que esto es así, es indispensable que las actividades humanas en el mar no comprometan su conservación y funcionamiento, incorporando la consideración de los aspectos ambientales en nuestras actividades en el mar.

Las herramientas con las que se cuenta para ello son fundamentalmente:

  • Informes de compatibilidad de actividades humanas en el medio marino con las Estrategias Marinas (Ley 41/2010, de protección del medio marino).
  • Informes como administración pública afectada sobre planes o proyectos sometidos a evaluación de impacto ambiental (Ley 21/2013, de evaluación ambiental)
  • Informes sobre actividades en RN2000 (Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad).
  • Otros informes y consultas de carácter ambiental

 

Los informes de compatibilidad con las Estrategias Marinas

Los informes de compatibilidad se realizan en virtud del artículo 3.3 de la Ley 41/2010, de 29 de diciembre, de protección del medio marino, que establece que:

“La autorización de cualquier actividad que requiera, bien la ejecución de obras o instalaciones en las aguas marinas, su lecho o su subsuelo, bien la colocación o depósito de materias sobre el fondo marino, así como los vertidos regulados en el título IV de la presente ley, deberá contar con el informe favorable del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino respecto de la compatibilidad de la actividad o vertido con la estrategia marina correspondiente de conformidad con los criterios que se establezcan reglamentariamente.”

Este tipo de informes afecta a multitud de actividades en el mar, muchas de las cuales pueden requerir de una tramitación administrativa (por ejemplo del título de uso del dominio público marítimo terrestre) o de evaluación ambiental, pero en otras ocasiones pueden no pueden requerir estas tramitaciones.

Los informes de compatibilidad se emiten para cada actividad concreta, ubicada en una Demarcación Marina específica, y a la luz de la Estrategia Marina aprobada para ese ámbito geográfico y sus objetivos ambientales. Estos informes se vienen elaborando desde la entrada en vigor de la Ley de protección del medio marino, tomando como principal punto de referencia los Objetivos Ambientales de las Estrategias Marinas de España que fueron aprobados por Acuerdo de Consejo de Ministros. Además, se está trabajando en  la elaboración de una norma que establezca los criterios de elaboración de estos informes de compatibilidad, cuya consulta pública se iniciará a lo largo del año 2017.

En este sentido debe recordarse que el ámbito espacial de las estrategias marinas son las aguas marinas, incluidos el lecho, el subsuelo y los recursos naturales, sometidas a soberanía o jurisdicción española. Se encuentran comprendidas las aguas costeras, en aquellos aspectos no regulados por la Directiva Marco del Agua y el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas, y sus reglamentos de desarrollo.

Informes de actividades sujetas a evaluación ambiental

En el marco de la evaluación ambiental de planes y programas, establecida para el estado por la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, desde la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar se emiten informes como administración pública afectada. En estos informes se revisan aquellos aspectos relativos a las afecciones de los planes y proyectos sobre el medio marino, por una parte para asegurar que las afecciones se encuentran adecuadamente evaluadas, y por otra que se definen todas las medidas que redundan en una mejor integración ambiental del plan/proyecto.

Campañas oceanográficas

Cuando un buque de bandera extranjera se plantea, la realización de campañas oceanográficas en aguas de jurisdicción española, requiere la autorización del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Este Departamento consulta a su vez a la administración competente en conservación del medio marino para que informe sobre las materias de su competencia en relación a cada una de estas campañas.

Debe recordarse, en cualquier caso, que el acceso a recursos genéticos (tanto marinos como terrestres) está regulada por el Real Decreto 124/2017, de 24 de febrero, relativo al acceso a los recursos genéticos procedentes de taxones silvestres y al control de la utilización, y que requiere de las adecuadas autorizaciones según se explica en:
http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/recursos-geneticos/

Actividades en RN2000

La Red Natura es una red coherente de espacios a escala europea definida para salvaguardar la biodiversidad en la Unión Europea. En los últimos años esta red se está desarrollando también en el medio marino, con el objetivo de conseguir una adecuada protección de la biodiversidad en este medio, que hasta hace poco se encontraba infra protegida. Como garante de la protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad en el medio marino con carácter general, la Administración General del Estado (AGE) es gestora de un número importante de tales espacios en el medio marino.
 
Cuando un proyecto o plan se ubica en RN2000, está sujeto a las consideraciones establecidas tan-to en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, como en la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental. La primera de ellas incorpora a la normativa española lo establecido en el artículo 6 de la Directiva Hábitat en su artículo 46. En particular, los órganos competentes para aprobar o autorizar los planes, programas o proyectos sólo podrán manifestar su conformidad con los mismos tras haberse asegurado de que no causará per-juicio a la integridad de los espacios a los que se pueda afectar. Una forma de asegurarse es recabar cuál es la opinión del órgano gestor del espacio RN2000 sobre los efectos apreciables de un proyecto sobre estos espacios, especialmente cuando se trata de actuaciones que no están sometidas a un trámite de evaluación de impacto ambiental y no incorporan una adecuada evaluación de las repercusiones del plan/proyecto sobre RN2000.

Por este motivo la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, en el ámbito de los espacios Red Natura que son de su competencia, viene emitiendo este tipo de informes, participando en general en su elaboración tanto los técnicos responsables de informar proyectos técnicos como los responsables de la gestión y conservación de la biodiversidad marina.