Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Etapa 25: Orellana la Vieja - Valdivia

  • Etapa 25: Orellana la Vieja - Valdivia

Desde la playa de agua dulce a las Vegas Altas extremeñas

La etapa comienza en Orellana la Vieja (“Costa Dulce de Extremadura”) para terminar en los regadíos de las Vegas Altas extremeñas. El trayecto junto al canal secundario de Orellana no sólo es interesante sino que puede resultar refrescante, gracias a los sistemas de riego de las plantaciones de frutales por las que se atraviesa.

Perfil MIDE de la Etapa Orellana la Vieja-Valdivia

La etapa se inicia en el término municipal de Orellana la Vieja, en la parte nororiental de la provincia. La población se encuentra situada en una zona de transición entre las comarcas de la Serena, la Siberia (Montes del Guadiana) y Vegas Altas del Guadiana, al pie del embalse de Orellana.

Escenario sobre el agua del embalse de Orellana

La zona tiene un conjunto de paisajes y contrastes como sierras de baja altura, siendo el pico más alto de 600 metros; los grandes llanos (la mayor parte del término municipal se encuentra ocupado por una llanura de pizarra); dehesas de gran interés natural y ecológico; y embalses y zonas anegadas que es el paisaje que más valor aporta y mejor caracteriza al término municipal de Orellana la Vieja. Y es que la condición de mar interior de agua dulce confiere a la localidad un gran número de oportunidades turísticas.

Para la población de Orellana la Vieja es fundamental la oferta cinegética de su entorno, especialmente en cuanto a la pesca principalmente de lucio (Esox lucius) y perca (Perca fluviatilis), siendo el embalse de Orellana un lugar emblemático para este deporte.

Además, se trata de un espacio protegido declarado LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) denominados “Embalse de Orellana y Sierra de Pela”. En esta zona y en muchos espacios del término municipal es posible observar cigüeña negra (Ciconia nigra), cigüeña común (Ciconia ciconia), aguilucho cenizo (Circus pygargus), cernícalo primilla (Falco naumanni), avutarda (Otis tarda), sisón (Tetrax tetrax), alcaraván (Burhinus oedicnemus), ganga ortega (Pterocles orientalis), canastera (Glareola pratincola) y carraca (Coracias garrulus). Otras especies de gran interés son el lagarto ocelado (Lacerta lepida), lirón careto (Eliomys quercinus) y el sapo partero común (Alytes obstetricans).

Detalle del acueducto del canal secundario que discurre junto al Camino

También cuenta con un conjunto de recursos históricos como la iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción, de estilo gótico y mudéjar, obra del s. XVI; el convento de San Benito o de las Dominicas, construcción muy interesante del s. XVI de estilo renacentista y el castillo-palacio de Altamirano, cuyos primeros elementos de la primitiva casa fuerte datan de finales del s. XIII.

La etapa discurre en sus inicios desde el municipio de Orellana, por un sendero orientado hacia La Coronada. Se une al mismo para recorrer un tramo, hasta encontrar un desvío a su izquierda, que toma para dirigirse por tranquilas dehesas hacia el canal de Orellana primero y la orilla del propio Guadiana después. En el trayecto de La Coronada, y antes del desvío, existe la posibilidad de tomar una alternativa al trazado señalizado que acorta el recorrido, ya que se vuelve a encontrar más adelante en el Camino que se va acercando al canal y al río. Quizás el atractivo de la variante es mayor en primavera porque este trazado alternativo bordea una charca, sin agua en verano.

Llegando la etapa principal al canal de Orellana, tiene un primer cruce con él a través de un puente debidamente señalizado en su recorrido hacia la ribera del Guadiana. Al alcanzarla, el Camino comienza a discurrir siempre paralelo al río por un espacio de aproximadamente cuatro kilómetros. En ese momento, se separa para dirigirse hacia la carretera BA-6348, que alcanza en las inmediaciones del cerro de los Almendros y tras haber discurrido por una característica dehesa boyal. Será esta carretera la que acerque al viajero al canal secundario de Orellana.

Cartel indicativo de trayecto al municipio de Valdivia

La mayor parte de este trayecto de esta etapa, desde su llegada al canal secundario de Orellana, continúa por una pista asfaltada paralela al canal, encontrándose a su paso con los acueductos propios de una construcción hidráulica de este tipo, y ascendiendo en ligeras pendientes que ofrecen interesantes vistas de las vegas.

El caminante irá atravesando las zonas de Puercas de Acá y Puercas de Allá, el Molino del Batán, el Cortijo del Boticario, etc., hasta llegar a un cruce señalizado en el que termina el camino asfaltado para continuar en una pista de tierra.

El paisaje adehesado que se ha visto hasta el momento comienza a cambiar a ambos lados del trayecto y las plantaciones de frutales son cada vez más frecuentes al acercarse la etapa al municipio de Valdivia. En el punto en que se sitúa el desvío hacia esta localidad comienza el trayecto común de las etapas 25 y 26, de entrada y salida de Valdivia respectivamente. El hecho de que esté localizado además en una zona de descanso situada alrededor de una playa en la margen izquierda del río, da al caminante la oportunidad de reponer fuerzas antes de finalizar esta etapa o iniciar la siguiente.

Información adicional

Ocio y naturaleza

Aprovechando la existencia del pantano, Orellana posee un complejo turístico muy importante. Junto a la agricultura de regadío, éste ha sido sin duda el revitalizador de una localidad que tradicionalmente basaba su economía en el secano. Éste complejo ha servido para impulsar el sector turístico en la zona con el proyecto “Playa Costa Dulce”, única playa de interior que cuenta con la distinción de una bandera azul de la Unión Europea. Además del baño, se practican en el pantano todo tipo de deportes acuáticos. La pesca deportiva ha sido y es uno de los principales atractivos naturales de la comarca.

El espacio atravesado por éste Camino Natural del Guadiana, comprendido entre Orellana la Vieja y Badajoz, ha sufrido a partir de la segunda mitad del siglo XX una transformación de su paisaje. Los tradicionales cultivos de secano y las dehesas abiertas han dado paso a un mosaico verde de regadíos como consecuencia de las canalizaciones de agua del Plan Badajoz.

El área geográfica que ocupa el embalse de Orellana y su entorno está clasificada como ZEPA y, junto con las lagunas de la Albuera, son las únicas zonas húmedas de Extremadura que pertenecen a la lista de humedales de importancia internacional establecidos en el Convenio de Ramsar.

A partir de la presa de Orellana los cauces y riberas de los ríos Guadiana y Zújar constituyen otro espacio protegido (LIC Río Guadiana Alto Zújar). Esta área destaca por su riqueza piscícola y por mantener una población de nutrias. A causa de la explotación de las graveras de los ríos se han generado una serie de lagunas articiales que están siendo colonizadas por especies de flora y fauna típicas de ribera: cañaverales, espadañales, bogas, tencas (Tinca tinca) y carpas.

Todo el ecosistema primigenio se ha visto afectado. Sólo las riberas de los ríos conservan en sus bosques de galería parte de su flora y fauna autóctonas.

Enlaces de interés