Etapa 23: Gallur - Alagón

Etapa 23: Gallur - Alagón

    El recorrido parte junto al puente de Hierro de Gallur (235 m) y avanza al Este rodeado de cultivos. Tras superar la zona de La Vega y sortear el barranco del Troco, el sendero dibuja la curva de un meandro del Ebro. Tras ella surge la silueta de Pradilla de Ebro y su iglesia de Nuestra Señora del Rosario con su torre mudéjar levemente inclinada (7,2 km; 1 h 30 min).

    Perfil MIDE de la Etapa Gallur-Alagón

    Tras atravesar la localidad, el camino sigue al este, hasta el puente que comunica en la orilla derecha con la mejana del Soto y la población de Boquiñeni. Antes de cruzar se puede visitar el paso de la barca Vigen del Rosario, utilizada por los vecinos de Pradilla para cruzar a Boquiñeni. Desde el puente el sendero continúa junto al río Ebro, dejando el pueblo a 250 m. La localidad muestra su parroquial de la Virgen de la Asunción y su dance, en honor al Santo Cristo de las Capillas (25 de mayo).

    Choperas en el Soto de Boquiñeni

    Fuera del casco urbano el Camino Natural del Ebro avanza por la defensa del río y pasa junto a la barca, utilizada por los vecinos de Boquiñeni para cruzar a sus huertas de la orilla izquierda.

    El camino prosigue paralelo al Ebro y se dirige al soto de Boquiñeni, tres kilómetros de frondosas riberas que se extienden hasta unas playas de gravas. Enseguida se desvía a la derecha, obvia un vial abrupto y penetra en las parcelas de Boquiñeni. El sendero avanza entre choperas y frutales hacia el extremo oriental de la población, atravesando una fábrica de piensos.

    Tras dejarla atrás, ingresa en el carrizal del Tejar, viejo cauce del Ebro abandonado. Más adelante, sobre un pequeño montículo a la izquierda, se pueden visitar los restos del yacimiento musulmán de El Calvario, desde donde poco resta para acceder a Luceni (16 km; 3 h 15 min). En su caserío destacan la iglesia de la Purificación de Nuestra Señora, el palacio de los Condes de Fuenclara y actual ayuntamiento; o su dance, que se representa para San Pedro Mártir, el 29 de abril.

    Escultura de Sancho Panza. Alcalá de Ebro

    Se sale del lugar por el este, siguiendo una cabañera sombreada por una línea de chopos que accede a una mota de defensa, hasta un gran brazo del río desgajado del canal principal por un frondoso soto, donde las fuentes literarias han querido ver la ínsula Barataria de El Quijote. Un malecón que protege a la población de las avenidas del río da entrada a Alcalá de Ebro. Así se alcanza el monumento a Sancho Panza, en su papel de “gobernador” de la ínsula Barataria.

    Continúa el camino al norte, a Cabañas de Ebro, a lo largo del dique que bordea la ribera. Enseguida gira al este, ingresa en una chopera, rodeada de campos de cultivo, y avanza hacia el sur por el camino de Matillas. En poco tiempo se accede al mirador del Ebro (23,2 km; 4 h 40 min), desde donde se tiene una inmejorable vista del paisaje de islas, brazos y vegetación riparia del río, como los sotos de Matillas y de la Pulliguera. En 2,2 km se accede a Cabañas de Ebro, cuya escasa altitud (219 m) ha obligado a construir un malecón de defensa frente a las riadas. Cuenta con la iglesia de San Ildefonso y los restos de un puerto fluvial romano. Además fue cuna de Casta Álvarez, heroína de los Sitios de Zaragoza.

    Ermita de Santa Ana y chopera anegada  por la riada del río Ebro en 2003. Pradilla de Ebro

    Desde Cabañas se sigue una carretera en dirección sureste hasta una pista que se abandona para seguir a la ribera. El sendero avanza entre huertas hasta la A-126, que se supera por un túnel. El GR 99 sigue al este y tras unirse a la acequia de Alagón gira al sur en dirección a la AP- 68, que se cruza por un paso elevado.

    Ya en el otro lado hay que continuar junto a la vía del tren, al este, y desde el puente del ferrocarril se entra en Alagón, (230 m, 32,1 km; 6 h 30 min), cuyo origen se encuentra en la ibera Alaun. La localidad cuenta con la iglesia de San Juan Bautista, la ermita de Nuestra Señora del Castillo, o la iglesia gótico-mudéjar de San Pedro y su torre octogonal.

    Información adicional

    Cervantes y el Ebro

    Los capítulos XXV al LX de la segunda parte del Quijote tienen como escenario Aragón. Cervantes localizó en el Ebro los episodios más divertidos y rocambolescos de esta entrega. La identificación, a partir del siglo XVIII, de Alcalá de Ebro con la ínsula Barataria y del palacio de los duques con la casa de los Villahermosa en Pedrola, se basa en la estancia de Cervantes en la villa, en 1569, hospedándose en las propiedades de los duques de Villahermosa. Su conocimiento de Alcalá y las localidades cercanas le sirvió para reflejarlas en su obra.

    Las avenidas del Ebro

    Debido a su ubicación junto a la orilla del Ebro, estas localidades han sufrido periódicas inundaciones. Especialmente fuertes fueron las de 1961, cuando se inundó el 90% de la huerta, alcanzando el cauce una anchura de 2,5 km; o la de febrero de 2003, año en el que una riada provocó grandes daños en 37 pueblos de Zaragoza y en la propia capital. En marzo y abril de 2007 el río, de nuevo, mostró su increíble fuerza. En Pradilla, junto al Ebro, se levanta el monumento a las riadas, que pretende recordar la importancia y el peligro que ejerce el cauce en este rincón del centro del valle.

Etapa 23: Gallur - Alagón - Galería de imágenes

Ver Galería
No existen resultados con los criterios de búsqueda