Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Camino Natural Senda del Duero

  • Camino Natural Senda del Duero

Desde su nacimiento en la Sierra de Urbión hasta Vega Terrón, en la frontera portuguesa, la Senda del Duero recorre, durante más de 750 kilómetros, diferentes paisajes, desde los pinares de la sierra, a los sabinares y viñedos de la ribera del Duero, los campos de labor y regadío de Tierra de Campos y los encinares y olivares de Los Arribes del Duero.

Seleccione una etapa:

Camino Natural Senda del Duero Duero Occidental Duero Oriental

 

El recorrido, dividido en 42 etapas de diferente longitud y dificultad, discurre por gran parte de la meseta castellano-leonesa, introduciéndose en su rico patrimonio histórico y cultural, descubriendo la arquitectura y etnografía más representativa y dando a conocer las costumbres, fiestas y tradiciones del lugar.

El Camino Natural parte de tierras sorianas en las que los pastizales y berrocales de montaña dan paso a pinares y llanuras cerealistas. En esta zona, la ribera del Duero está marcada por los mosaicos de fincas agrícolas, pinares, encinares, choperas y bosques de galería. El panorama va cambiando de sabinas y encinas a almendros y viñedos, típicos de la ribera burgalesa, y así continúa, acompañado de pinares de piñonero, hasta tierras vallisoletanas. Una vez en tierras zamoranas, el recorrido se adentra en la fértil vega del río Duero, con fincas de regadío que tornan cultivos de secano, dehesas de encinas, pastizales y afloramientos rocosos hasta llegar a la penillanura sayaguesa. En esta comarca, el Duero y sus afluentes se encajonan en el granito formando cortados de espectacular belleza como son los arribes. Esta geografía marca diferencias en los hábitats, desde los pastizales de la penillanura, con mosaicos de cultivos, escobonales y bosques de encinas y robles; a la zona baja de ribera, donde el microclima ha propiciado una rica comunidad de vegetación de ribera, con saucedas, fresnedas y bosquetes de almeces, además de la posibilidad de cultivar frutales y especies como el olivo y el almendro.

Esta gran diversidad de ecosistemas y hábitats a lo largo de la Senda del Duero se manifiesta en los diferentes enclaves singulares de interés natural que se recorren, como las Sierras de Urbión, los Robledales del Berrún, las propias riberas del río Duero y afluentes, la Reserva Natural Riberas de Castronuño, los Cañones del Duero y el Parque Natural Arribes del Duero. Además de estos espacios, que están declarados bajo alguna figura de conservación, se tienen otras zonas de especial interés, como el entorno botánico de Mieza.

Conjuntamente con estos valores naturales, el Camino Natural acompaña pueblos castellanos de gran importancia histórico-cultural como Vinuesa, Soria, Almazán, Gormaz, Aranda de Duero, Peñafiel, Tudela de Duero, Simancas, Tordesillas, Toro o Zamora; así como pequeñas aldeas y lugares que van acercando al caminante a las costumbres y usanzas de la Iberia central.

En todo el recorrido, la senda va cruzando puentes medievales, descubriendo ermitas, iglesias, molinos hidráulicos, azudes, presas y arquitecturas tradicionales; va coincidiendo con otros caminos y calzadas históricas como el Camino de Santiago o la calzada romana Mirandesa; y se va encontrando con diversos yacimientos arqueológicos como la zona arqueológica de Pintia, el conjunto minero del Pontón o el Castro de Peña Redonda.

* Las distancias reflejadas en los MIDE de este camino no incluyen ramales ni alternativas.

Enlaces de interés