Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

En el transporte

El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) reconoce que los animales son seres sensibles y establece que se han de tener plenamente en cuenta las exigencias de bienestar animal.

La Unión Europea, en consecuencia, ha regulado mediante el Reglamento (CE) 1/2005, de 22 de diciembre de 2004, los requisitos de bienestar animal que han de cumplirse cuando se transportan animales en relación con una actividad económica. En España, este reglamento, se complementa a través del Real Decreto 751/2006, de 16 de junio, sobre autorización y registro de transportistas y medios de transporte de animales vivos, y a través de las normas autonómicas.

Esta normativa establece, por ejemplo, los requisitos que han de reunir los vehículos, las obligaciones que han de cumplir los organizadores, los transportistas, los conductores y los cuidadores, así como los requisitos de densidad, de duración del viaje, etc.

Aptitud de los animales para el transporte

Tras la inspección realizada por la Oficina Veterinaria y Alimentaria (FVO) del 1 al 10 de abril de 2014, con el fin de evaluar los controles del bienestar animal existentes en el momento del sacrificio y durante las operaciones conexas, se recomendó a España que se debían tomar medidas para asegurar el cumplimiento del anexo I del Reglamento (CE) nº 1/2005 de 22 de noviembre, relativo a la protección de los animales durante el transporte y las operaciones conexas, cuando los animales (especialmente bovinos) llegan a matadero y que dada la inexistencia de orientaciones en la industria, se deberían crear y aplicar procedimientos para facilitar la matanza en las explotaciones de animales heridos o afectados por una enfermedad que conlleve un intenso dolor o sufrimiento cuando no exista otra posibilidad práctica de aliviarlos para que, en la medida de los posible, se calme  el dolor o el sufrimiento, tal y como se exige en el artículo 2, d) del Reglamento (CE) nº 1099/2009, de 24 de septiembre,  relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza. 
  
Como respuesta a ambas recomendaciones, el MAPAMA, la AECOSAN y las Comunidades Autónomas han acordado un documento general sobre “Criterios de aptitud para el transporte” así como una serie de procedimientos normalizados de trabajo (PNTs) que recogen las actuaciones a seguir por los todos los agentes implicados en el transporte de animales a matadero (ganaderos, veterinarios tanto en las explotaciones como en  mataderos, transportistas y operadores de matadero). Su contenido será revisado periódicamente  en base a la experiencia adquirida tras su aplicación.
 
Se pueden consultar los documentos  en el siguiente enlace: