Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Sala de prensa

Este sábado, 16 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

El MAPAMA conmemora los 30 años del Protocolo de Montreal, el acuerdo que ha unido a 197 países en la lucha por la protección de la capa de ozono

Logo Nota de prensa

14/09/2017

En unas jornadas celebradas en la sede de AEMET, el director general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, Javier Cachón, ha recordado que España “es referente mundial de la observación científico-espacial de este fenómeno y en la persecución del tráfico ilegal de sustancias prohibidas que dañan la capa de ozono”

Miguel Ángel López, presidente de AEMET, ha señalado que “es momento de rendir homenaje a todos aquellos, especialmente los científicos, que hicieron posible el primer tratado en la historia de la ONU en lograr la ratificación universal, que nos ha hecho aprender de la historia para intentar no repetir antiguos errores”

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) ha conmemorado este miércoles el 30 aniversario del Protocolo de Montreal –el primer tratado en la historia de la ONU en lograr la ratificación universal por parte de todos los países del mundo– en una jornada celebrada en la sede de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) bajo el título: “Protocolo de Montreal. Al cuidado de toda la vida en el planeta”.

El Protocolo, derivado del Convenio de Viena, firmado el 16 de septiembre de 1987 y ratificado por 197 países, sirvió como punto de inflexión en la lucha por erradicar las sustancias que agotan la capa de ozono.

El director general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio, Javier Cachón, ha recordado en la apertura de la jornada que “no es común en la historia de los convenios tal eficacia en conseguir un objetivo global, que se ha traducido en una progresiva restauración de un elemento de nuestro medio ambiente, que podría permitirnos asistir durante este siglo a la restauración de la capa de ozono. El Protocolo de Montreal nos impulsó hacia la innovación, el desarrollo sostenible y la búsqueda de sistemas más responsables con el Medio Ambiente”.

Cachón ha detallado, además, actuaciones que se han desarrollado en España y que se han convertido en referencia mundial a lo largo de los últimos 30 años, como el impulso en el desarrollo de la observación científico-espacial de este fenómeno por parte de AEMET e INTA, la persecución del tráfico ilegal de sustancias prohibidas por parte de SEPRONA y la Fiscalía de Medio Ambiente, o la transferencia de conocimiento y experiencia con otras naciones, especialmente de América Latina, y por la que España ha sido premiada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUD).

EL TRABAJO FUNDAMENTAL DE LA COMUNIDAD CIENTÍFICA

La jornada, que ha contado con la colaboración, junto al MAPAMA, del Ministerio de Defensa y del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, ha sido clausurada por el presidente de AEMET, Miguel Ángel López, que ha recordado y homenajeado “el arduo trabajo previo que hicieron los científicos que gracias a su tenacidad concienciaron a los gobiernos mundiales de la importancia de llegar a este acuerdo”.

El Protocolo de Montreal fue la culminación del trabajo de un grupo de científicos que, desde la década de los años 70, comenzó a investigar un tipo de compuestos químicos producidos por el ser humano, llamados  halocarbonos, que al llegar a la estratosfera –y junto a otros gases como los halones o los clorofluorocarbonos– destruían la capa de ozono. Estos compuestos, de producción barata y almacenamiento sencillo, se utilizaban por aquel entonces de manera habitual en sistemas de refrigeración, aire acondicionado, espumas, aerosoles, fumigantes…

Tras años de investigación, fue el informe "Atmospheric Ozone 1985" y el descubrimiento en mayo de 1985 del "agujero” en la capa de ozono sobre la Antártida, los que impulsaron las negociaciones sobre el protocolo del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono, que culminaron con la firma del Protocolo de Montreal, fue firmado de manera inicial por 46 países y que se convirtió en 2009 en el primer tratado de la ONU en lograr la ratificación universal por parte de todos los países del mundo.

López ha recordado que “la capa de ozono es una barrera natural que absorbe prácticamente la radiación ultravioleta nociva procedente del sol y nos protege de una amplia cadena de impactos negativos sobre nuestra vida: aumento de las enfermedades de piel, oftalmológicas efectos perjudiciales sobre la vegetación y los animales, y un incremento en el calentamiento global del planeta”.

El presidente de AEMET, por último, ha asegurado que “es momento de rendir homenaje a todos aquellos que hicieron posible esta toma de conciencia mundial sobre los gravísimos problemas que se hubieran generado si no se hubieran adoptado medidas para preservar la capa de ozono. Ellos hicieron posible el primer tratado en la historia de la ONU en lograr la ratificación universal, un acuerdo que nos ha hecho aprender de la historia para intentar no repetir antiguos errores”.

Logo Pie Nota de prensa