Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Red de Parques Nacionales

Timanfaya: Ecosistemas marinos

  • Montañas de Fuego. J.S.Socorro

Desde el punto de vista geológico, el litoral del Parque Nacional de Timanfaya es un buen ejemplo de la persistencia de dos procesos antagónicos que condicionan el modelado de las costas expuestas de Canarias: por un lado, la creación de nueva costa por terreno ganado al mar en las erupciones y por otro, la fuerte erosión a que ésta se ve sometida por efecto del oleaje.

Las principales formaciones que se pueden observar en el Litoral del Parque Nacional de Timanfaya son:

  • Bufaderos o hervideros. Espectaculares chorros de agua y espuma ocasionados en gargantas por las que penetra el mar que de forma continua azota violentamente la costa del Parque.
  • Bajas. Grandes rocas desprendidas de las lenguas de lava por la erosión marina, que afloran a la superficie a poca altura y permanecen en continua inmersión en periodos de marea alta.
  • Playas negras. Zonas donde existe acumulación de material sedimentario; debido a las corrientes marinas se depositan arenas negras de tipo volcánico.
  • Lajas. Superficies de piedras horizontalmente orientadas y bastante pulidas.

De los principales ambientes marinos tipificados para el Archipiélago, en el Parque Nacional se encuentran representados los siguientes:

  • Piso Supralitoral: o zona de salpicaduras, en la que viven organismos que nunca están sumergidos pero reciben la humedad marina. La vegetación más representativa son algas cianofitas del género Calothrix, mientras que en la fauna destacan el molusco Littorina, la pulga de agua y el cangrejo rojo. Es característico el predominio de una costa acantilada de alta exposición, que produce un ensanchamiento de los niveles de este piso. Los charcos, que son como bañeras de roca que quedan llenas de agua cuando baja la marea, tienen dimensiones reducidas, pudiendo llegar a desaparecer por evaporación.
  • Piso Mesolitoral: en el Parque Nacional, el intermareal es corto y poco representativo debido a la inclinación de la rasa y las condiciones ambientales estresantes. La zona de mareas típica es la de callaos o acantilado con pequeños escalones. En las zonas rocosas la vegetación está dominada por algas cespitosas (Gelidium) y en las zonas encharcadas la presencia de Corallina sp. y Jania sp. es notable. En cuanto a la fauna, podemos encontrar burgados, chuchangas y lapas; en las charcas aparecen camarones y cabosos.
  • Piso Infralitoral: esta zona comprende a los organismos que siempre están sumergidos y cuyo limite es aquel compatible con la vida. Como consecuencia de unas condiciones ambientales homogéneas, las comunidades que lo ocupan son muy estables.

La situación geográfica de Canarias, cerca de las costas africanas y atlántico-europeas, y el hecho de encontrarse en el paso de la rama descendiente de la corriente del Golfo (corriente fría de Canarias), configuran al Archipiélago como una encrucijada de influencias, lo que supone que entre su flora y su fauna se encuentren especies de una procedencia muy diversa. Con estos condicionantes, es fácil deducir que la costa del Parque puede ofrecer un alto número de posibilidades para el estudio de los diferentes poblamientos que integran la zona. La disposición de las bandas y la forma de crecimiento de la vegetación es representativa de este tipo de costas rocosas, de naturaleza basáltica y muy expuesta. Se han inventariado 105 especies de vegetales marinos, que representan un 21% del total de la flora bentónica del Archipiélago.